¿Qué le hace el alcohol a tu hígado?

Según un informe de la OMS (Organización Mundial de la Salud), en América, las personas consumen 8,2 litros de alcohol al año, 2,2 litros más que el promedio mundial. (Gestión, 2015). Y peor aún, el alcohol constituye el séptimo factor de riesgo de mortalidad y de reducción de la calidad de vida a nivel mundial. (FEAD, 2018).

El excesivo consumo de alcohol genera principalmente 2 síndromes: hígado graso y cirrosis hepática alcohólica.

Hígado graso

El hígado graso se produce por la acumulación de grasa en las células hepáticas (las ubicadas en el hígado). Esta enfermedad afecta casi al 25% de la población global, y en su etapa temprana puede ser reversible; no obstante, podría desencadenar enfermedades hepáticas avanzadas.

Algunas de las principales causas del hígado graso son: Obesidad, Exceso de grasa abdominal, resistencia a la insulina, ingesta elevada de carbohidratos refinados, consumo de bebidas azucaradas y deterioro de la salud intestinal (Healthline, 2016).

Conoce más sobre el hígado graso aquí

Cirrosis hepática alcohólica

Primero, ¿qué es la cirrosis? La cirrosis es una enfermedad donde el tejido sano del hígado es reemplazado por una suerte de “cicatriz” que con el tiempo impide el buen funcionamiento del hígado.

Algunos síntomas de alerta son la pérdida de apetito, náuseas y vómitos, picazón en la piel o pérdida de peso. No obstante, en casos de cirrosis avanzada, algunos signos podrían ser: la colorización amarilla de la piel o en la parte blanca de los ojos, hinchazón en abdomen y piernas, perdida de tejido muscular, aparición de vasos sanguíneos en forma de arañas, hematomas y hemorragias que aparecen con facilidad, vómitos o heces con sangre, confusión y falta de memoria, alta temperatura, y cambios sexuales como reducción del vello corporal o la atrofia testicular (reducción del tamaño de los testículos).  (Bupa Salud, 2019)

¿Cómo evitar enfermedades al hígado?

Recuerda que las enfermedades puedes tratarlas o prevenirlas. La recomendación es siempre evitarlas. ¿Cómo puedes hacerlo?

– Mejorar tu alimentación, reduciendo grasas y la ingesta de alcohol.

– Visitar un médico anualmente para revisar que tus indicadores no muestren ninguna alarma.

Nutrir tu hígado con alimentos ricos en vitaminas, ácido fólico y lecitina. ¡Para este último punto puedes probar Hepadine Forte! Una cápsula que contiene todos los nutrientes que tu hígado necesita para protegerlo de las sustancias nocivas como las grasas y el alcohol.

Fuentes:

FEAD, 2018. Extraído de: https://www.saludigestivo.es/higado-uno-los-organos-mas-afectados-consumo-alcohol-al-metabolizar-90-absorbe-organismo/

Gestión, 2015. Extraído de: https://gestion.pe/tendencias/peru-tercer-pais-consume-alcohol-region-96077-noticia/#:~:text=Las%20personas%20consumen%2C%20en%20promedio,m%C3%A1s%20que%20el%20promedio%20mundial.

Healthline, 2016. Extraído de: https://www.healthline.com/health/es/higado-graso

Bupa Salud, 2019. Extraído de: https://www.bupasalud.com/salud/cirrosis-inducida-por-alcohol#complicaciones-de-la-cirrosis-alcoh%C3%B3lica

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *